Hola y Bienvenidos!!

las muchas aguas no podran apagar el amor, ni lo ahogarán los ríos. cant 8:7

viernes, 18 de septiembre de 2015

Rahab

Después de cuarenta años de vagar en  el desierto,  la nación  de  Israel estaba lista para conquistar Canaán. 
Jericó, al oeste del Jordán, era una de  las ciudades   más   difíciles para capturar, porque tenía fuertes y enormes   paredes   muy    gruesas   y rejas  de hierro. Si Israel no pudiera capturar Jericó, sus esfuerzos para conquistar la tierra serían inútiles. 


Nuestra mujer protagonista en esta ocasión es Rahab, una prostituta que vivia junto a la pared de  la ciudad nacida allí en Jericó en un medio de una cultura pagana y de la cual se refieren las escrituras fue quien ayudó a los espías enviados por Josué.

Cuando los espías   entraron en la ciudad y a la casa de Rahab su presencia fue notada de inmediato   y   la    policía   fue  enviada  para capturarlos. Rahab  admitió  que ellos habían estado allí, pero que  ya  se  habían ido y que se dirigían   hacia   el   Río Jordán,  donde  si mandaban   soldados   pronto,   los    podrían capturar. Pero    ella   había   escondido a los espías en el techo  de su   casa cubiertos por lino. Una vez que  mandó a la policía lejos de su casa en una búsqueda inútil, habló con los espías  y los  ayudó    a escapar de la ciudad bajándolos    por   la   pared   con una cuerda escarlata. Su razón por ayudar a los espías, y por mentirle a la policía fue su determinación de ayudar al pueblo de Israel.

Pero indaguemos un poco mas....
Y posaron allí: ¿Por qué fueron a casa de la ramera?  A pesar de que era un lugar extraño, debe admitirse que era el lugar perfecto para esconderse y permanecer anónimos, y esto era necesario porque la ciudad estaba en guardia muy estricta.

Pero la mujer había tomado a los dos hombres y los había escondido: En la cultura de ese tiempo, había una fuerte tradición de hospitalidad. SI alguien era un huésped en tu casa, tú tenías un deber muy fuerte de protegerlos y cuidarlos. Aun considerando esto, Rahab fue mucho más allá con respecto a las tradiciones culturales acerca de la hospitalidad. Ella puso su propia vida en la brecha por estos hombres.

Es verdad que unos hombres vinieron a mí, pero no supe de dónde eran: La biblia simplemente reporta la mentira de Rahab; no la exalta ni la escuda. Su mentira no es justificada, pero muestra valor por un propósito. En este caso podemos considerar que ella era una pecadora pagana en una ciudad y cultura que estaban completamente entregados a adorar dioses falsos y a la inmoralidad, sin previo contacto con la palabra de Dios. 



La confesión de fe de Rahab.


Antes que ellos se durmiesen, ella subió al terrado, y les dijo: “Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del país ya han desmayado por causa de vosotros. Porque hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del Mar Rojo delante de vosotros cuando salisteis de Egipto, y lo que habéis hecho a los dos reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán, a Sehón y a Og, a los cuales habéis destruido. Oyendo esto, ha desmayado nuestro corazón; ni ha quedado más aliento en hombre alguno por causa de vosotros, porque Jehová vuestro Dios es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra. Os ruego pues, ahora, que me juréis por Jehová, que como he hecho misericordia con vosotros, así la haréis vosotros con la casa de mi padre, de lo cual me daréis una señal segura; y que salvaréis la vida a mi padre y a mi madre, a mis hermanos y hermanas, y a todo lo que es suyo; y que libraréis nuestras vidas de la muerte.” Ellos le respondieron: “Nuestra vida responderá por la vuestra, si no denunciareis este asunto nuestro; y cuando Jehová nos haya dado la tierra, nosotros haremos contigo misericordia y verdad.”

Sé que Jehová os ha dado esta tierra: Esta sorpresiva explosión de fe muestra que Dios tuvo  un propósito al poner a Rahab en el camino de los espías. Es algo similar como cuando vemos algo sobrenatural de parte de Dios y Él nos lleva a personas que son creyentes o abiertas al evangelio.

Podríamos estar consternados por el hecho de que Rahab era una prostituta, o que era una mentirosa. Pero el hecho de que ella no fue salva por sus obras, sino por su fe.
Ella sabia quien era Dios, sabía quién era ella, y ella confió en Dios por su propia vida.

Como he hecho misericordia con vosotros, así la haréis vosotros con la casa de mi padre: El deseo de Rahab de ver a su familia salva, y lo lejos que ella va para salvarles la vida muestra que su amor era notorio, al igual que su fe.


El medio para la salvación de Rahab: Un cordón de grana:

Entonces ella los hizo descender con una cuerda por la ventana; porque su casa estaba en el muro de la ciudad, y ella vivía en el muro. Y les dijo: “Marchaos al monte, para que los que fueron tras vosotros no os encuentren; y estad escondidos allí tres días, hasta que los que os siguen hayan vuelto; y después os iréis por vuestro camino.” Y ellos le dijeron: “Nosotros quedaremos libres de este juramento con que nos has juramentado. He aquí, cuando nosotros entremos en la tierra, tú atarás este cordón de grana a la ventana por la cual nos descolgaste; y reunirás en tu casa a tu padre y a tu madre, a tus hermanos y a toda la familia de tu padre. Cualquiera que saliere fuera de las puertas de tu casa, su sangre será sobre su cabeza, y nosotros sin culpa. Mas cualquiera que se estuviere en casa contigo, su sangre será sobre nuestra cabeza, si mano le tocare. Y si tú denunciares este nuestro asunto, nosotros quedaremos libres de este tu juramento con que nos has juramentado.” Ella respondió: “Sea así como habéis dicho.” Luego los despidió, y se fueron; y ella ató el cordón de grana a la ventana.

Tú atarás este cordón de grana a la ventana: Esta era la señal para el ejército de Israel de que la gente en este hogar iba a ser librada. A pesar del deseo de Rahab, su fe, de las promesas de los espías, ella pudo morir a menos que pusiera su confianza en un cordón rojo sangre colgado por su ventana. Sin el cordón de grana ella no pudo haber sido salva.

Y ella ató el cordón de grana a la ventana.: Rahab inmediatamente puso su fe tanto en la identificación y seguridad del cordón de grana. Ella también confió en los que le hicieron la promesa acerca del cordón de grana (Sea así como habéis dicho).
El cordón rojo colgando de la ventana indicó a los atacantes que ese lugar no podía ser destruido. La sangre que Cristo derramó por toda la humanidad y que nos lava de todo pecado es la señal que indica que no podemos ser destruidos. 


Misión cumplida:

Y caminando ellos, llegaron al monte y estuvieron allí tres días, hasta que volvieron los que los perseguían; y los que los persiguieron buscaron por todo el camino, pero nolos hallaron. Entonces volvieron los dos hombres; descendieron del monte, y pasaron, y vinieron a Josué hijo de Nun, y le contaron todas las cosas que les habían acontecido. Y dijeron a Josué: “Jehová ha entregado toda la tierra en nuestras manos; y también todos los moradores del país desmayan delante de nosotros.”

Cabe anotar también que había otro propósito en el hecho de enviar a los espías: 
Salvar a Rahab, en esto vemos la medida hasta donde va Dios para llevar a una mujer y a la casa de su padre a la salvación – Alguien aparentemente “imposible” de salvar. El destino de Rahab era casarse con uno de los príncipes de Judá y ser encontrada en el linaje del Rey David y de Jesús mismo.

Rahab se casó con Salmón, fue la madre de Booz y, por tanto, está incluida en la línea materna de los antecesores de Cristo. El apóstol Pablo la nombra junto con Sara, que es designada como un ejemplo de fe. Además, el apóstol Santiago la menciona como una persona digna por sus buenas obras (2:25). ¿Cómo, se preguntan algunos, puede una mujer así haber sido una ramera? 
Especialmente difícil de creer para las personas  que miran con desdén a los pecadores flagrantes. 

Tal vez conozcas a algunos que parecen “imposibles” de salvar, pero la mano de Dios no es corta para salvar gente como Rahab, y Él puede obrar en formas maravillosas para traer salvación.

Rahab procura también la salvación de los demás:
Intercede ante los espías por su familia y sus posesiones, después de que su petición ha sido recibida, va y comunica a sus amados lo que ha de acontecer . De alguna manera, ella realiza una labor evangelística en medio de los suyos, pues les habla de su situación que les llevará a la muerte: la inminente destrucción de la ciudad y, también les cuenta de la segura salvación, si ellos la aceptan.

En consecuencia ha habido mucha discusión sobre el significado de la palabra hebrea "zoonah" traducida en nuestra versión como ramera. Algunos deforman la historia y dicen que era la dueña de una posada, simplemente. Otras que Rahab había sido una concubina, como Agar y Zilpa. Otros conjeturan que podía haber caído en su juventud, pero que cuando vivía en Jericó era una mujer de buena reputación. Todas estas suposiciones se han hecho por no entender el consejo de Dios para la redención de los pecadores. 



Pero las conjeturas no alteran los hechos. Rahab era una ramera. No hay manera de cambiar el significado de "zoonah", ni el del griego "porne". Aunque nos repugne admitirlo, hemos de recordar que no sólo Rahab, sino Tamar y Betsabé eran mujeres pecadoras, aunque constan en la genealogía de nuestro Salvador.

"Todos pecaron y han sido destituídos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia." 
Esta es la gran verdad que hemos de recordar  y esto se aplica a Rahab o a toda mujer virtuosa hoy. Las Escrituras no hacen excepciones. Pero Rahab tuvo fe y se arrepintió de su pecado. Después que cayeron los muros de Jericó y ella fue salvada,  Por su fe, que nació cuando todavía vivía una vida de pecado, en este momento de su fe la visitaron dos representantes de Dios. Su entrada en la casa fue parte de la preparación para el camino de Dios en favor de su pueblo. A partir de ahí  la fe de Rahab se vuelve decisiva.

"Dios no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia."


Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz. (Heb. 11:31). Asimismo también Rahab la ramera, ¿no fue justificada por obras, cuando recibió a los mensajeros y los envió por otro camino? (Santiago 2:25)




 (La historia completa está en Josué 2: 1-24).

Fuentes varias.:iacym-pueblolibre.org; labiblia.com






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios, Bendiciones!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...